Ascensión al Lhotse, mal tiempo y mucha nieve (5)

|

Las noticias meteorológicas a las que he tenido acceso y que se refieren a la región de Khumbu (zona del Himalaya por la que se mueve Javier) no son muy halagüeñas. Sigue nevando con intensidad y las predicciones para los próximos días anuncian más de lo mismo; lo que podría significar un serio obstáculo en la marcha de aproximación de Javier hacia el campo base del Everest (5.344 metros), donde, al parecer, se acumula un gran manto de nieve que impide trabajar a los equipos que allí se encuentran.

Javier ha aprovechado un día de parada en Pangboche para subir hasta Pheriche (4.371 metros) y avanzar en la fase de aclimatación, algo tan importante como necesario para evitar el obligado abandono de la expedición de presentarse el temido mal de altura (o de montaña); que como ya expliqué anteriormente consiste en la falta inicial de oxígeno, lo que provoca alucinaciones e incluso euforia, impidiendo al afectado ser consciente de su situación física real. Poco después, y siendo lo anterior el mal menor, comenzarían las complicaciones más severas, como es el caso de la presencia de un edema cerebral o pulmonar.

Creo conveniente insistir sobre el riesgo que entraña la expedición que ha emprendido Javier para así poder calibrar, con más exactitud, el verdadero peligro que supone alcanzar la cima del Lhotse (8.516 metros) sin ayuda de oxígeno. Y siempre a merced de los repentinos cambios meteorológicos.

Pero contamos con el hecho indiscutible de que Javier es un alpinista experto, a la vez que juicioso, y sabrá, llegado el caso, evitar traspasar la línea roja que a esa altitud distingue entre la sensatez y la imprudencia. Porque es, en la mayoría de ocasiones, la temeridad desmedida de quienes practican este deporte la causa que origina los accidentes.

En mi última comunicación con Javier desde Pheriche -aldea de la región de Khumbu frecuentada por los alpinistas que se dirigen al campo base del Everest para ir aclimatándose paulatinamente a la altura- me ha reiterado que se encuentra físicamente muy fuerte y que está deseando plantarse ante el Lhotse para observarlo de cerca y, como un profesional del toreo, ver por dónde se arranca el morlaco para encarar la faena…

Y como el tiempo no le acompaña, Javier se lamenta de no haber podido tomar imágenes del espectacular entorno en el que se ubica la pequeña aldea de Pheriche y me envía, con enorme desconsuelo, una foto en la que la niebla envuelve el paisaje en una fría y desapacible tarde de primavera en el Himalaya.

Francisco Martínez Romón

 

Vista desde Pheriche en un día despejado
Vista desde Pheriche en un día despejado
Vista de Periche según la imagen enviada por Javier (móvil)
Vista de Periche según la imagen enviada por Javier (móvil)
Facebook
Google+
Twitter

2 comentarios en “Ascensión al Lhotse, mal tiempo y mucha nieve (5)”

  1. Según noticias antena 3 de hoy a las 21,00 horas sale la foto de Javier camacho como español herido,pero no dicen su nombre …..sabéis algo mas??? Soy una prima lejana y como veo q os ha mandado foto….

    • Hola Pilar, hoy publicaremos algunas novedades, pero puedes estar tranquila ya se seria solo algún rasguño. A ve si hay suerte y pueden sacarle a el y otros Españoles en breve.

Los comentarios están cerrados.