Los leones son parte de mi corazón

|

Queremos mostraros algunas de las magníficas imágenes de nuestra compañera Nuria Blanco y destacar estas fotografías de la galería “SELECCIÓN” acompañadas del apasionante comentario de la autora.

 

Lioness… my heart

Lioness… my heart.

  • Lugar: Masai Mara N. P. (Kenia)
  • Inf. técnica: NIKON D300, Nikkor 70/300 4,5-5,6. 300 mm, prioridad de apertura, 1/100 f:5,6. Bean bag. ISO 200

Esta fotografía es para mí una de las más especiales de mi archivo.
Aunque sabía que África era mi pasión desde niña, era la primera vez que la visitaba y pude sentir cómo estos “big cats” me atraparon el alma para siempre. Desde entonces, los leones son parte de mi corazón, de mi vida.

Eran los últimos días del safari fotográfico realizado en la extraordinaria Kenia. Samburu, Nakuru y otras zonas recorridas durante esos días no tenían desperdicio, pero la generosa y dorada sabana de Masai Mara era un postre, una droga sanadora… ¡UNA BENDICIÓN!
La wildlife que se nutre de esta tierra es variada y sorprendente, pero los leones son los verdaderos reyes. Él, con su melena regia, su desfachatez arrogante y esa calma…, digna de auténtico monarca. Ella…, o ellas…, valientes, astutas, familiares, ¡MADRES!, y… ¡ENIGMÁTICAS!

He tenido la fortuna de poder disfrutar de sus juegos, escuchar su voz, fotografiarlos a pocos metros…
Pero esta leoncita, oculta en la hierba alta, ¡me hipnotizó! Aunque es difícil asegurar algo así, diría que me mantenía la mirada cuando yo la observaba a traves de mi teleobjetivo. Una velocidad de obturación lenta me permitió conseguir ese efecto pictórico de la fotografía.

¿Por qué es especial para mí?
Porque sentí complicidad con ella, porque sentí su mirada muy intensa, casi como si pudiera oirla respirar aún estando lejos.
Cuando la vi después en mi Mac me volvió a transportar al momento, a su seria expresión que parecía expresar “cada vez somos menos, cada vez hay menos hierba dorada…, pero tú me gustas, tu ‘arma negra’ no me mata, y tu corazón late con el mío”.

Entonces pensé…, ¡SÍ! Esta fotografía llegará por su aspecto, no solo a los amantes de la wildlife, sino también a personas amantes de la pintura, de la estética… que quizás jamás se pararan a pensar en la importancia de un equilibrio en el ecosistema y de la importancia de frenar las listas de animales en crítico peligro de extinción… No, personas que tan solo verán la belleza de una leona, la belleza de una sabana, y sentirán que, aunque solo sea por su belleza, vale la pena. Quizás les atrape como ella me atrapó a mí ese verano del 2009, y entiendan que los leones, como toda la wildlife deben ser cuidados, protegidos y no destruidos por la ambición, estupidez y agresividad de unos pocos humanos.
Para mí, esta fotografía, que durante años ha sido portada en mi web, significa eso. Esta fotografía contiene todo el amor que siento por la fauna y en especial por los leones.

 

 

Masquerade

Masquerade

  • Lugar: Pirineo de Girona (Vall de Camprodón)
  • Inf. técnica: NIKON D300, Nikkor 105 f:2.8. Prioridad de apertura. 105 mm, f:18, 0.4 s. Trípode.

Fotografía macro de placa de hielo cubriendo el joven rio Ter.
Como en la mayoría de mis fotografías, existe siempre un componente afectivo. Fotografío cuando me siento atraída por lo que veo, pero mi fotografía más personal funde recuerdos pasados o sensaciones intensas durante la toma, con el tema o sujeto fotografiado.
En este caso, mi mente estaba con mi perra Qk, mi gran compañera de fotografía durante un tiempo. A ella le encantaba jugar con la nieve, chapotear en los ríos y… cuando estaba jugando con esta abstracción y con la luz que bañaba la superficie del hielo, me acordé de ella y de si me habría dejado hacer esa fotografía antes de partir la placa helada. Recordé el día de carnaval que la disfracé con un antifaz y que no se lo quitó… Y entonces vi ese pedazo de hielo como una máscara digna de lucir en Venecia evocando una princesa de un mundo helado y multicolor….

 

 

Alma de mar

Alma-de-mar

  • Lugar: Parque Natural del Montseny.
  • Inf. técnica: NIKON D300s, Nikkor 200/400 f4, trípode, exposición múltiple en cámara, ISO 100, 400 mm, 1/30 s, f:4,5.

Me gusta jugar … y me encantan las flores.

Durante estos años de recorrido fotográfico, he podido ver como las orquídeas despiertan pasión entre los fotógrafos de flora. EL fotógrafo se vuelve loco buscando y fotografiando la belleza y complejidad de estas pequeñas reinas del campo.

A mi, sin embargo, que me den un tulipán, una margarita, un narciso… y la apasionada amapola. Flores grandes que se enfrentan a la vida con arrojo, cubriendo de color campos y gritándole al mundo que ya es primavera!!!!!

Pero las orquídeas llenan las webs de fotografía año tras año, revolucionando las miradas y las ansias de mostrar y descubrir el galimatías de una flor compleja, cual esencia de mujer.

Y … Claro… Al final, también acabas buscando estas pequeñas y camufladas amigas, sentándote a su vera y buscando su perfil más favorecedor. Pero… Aish! más autoretratos que, incluso ellas, divas dela primavera, aburren. Y… entonces las miras y les pides, humildemente que te seduzcan, que te hipnoticen y que se enamoren de tu cámara para quedar inmortalizadas… A veces no pasa nada, pero otras descubres el lado oculto de una flor que quizás… solo quizás, querría ser distinta, y puedes verla con otra forma, otra luz, otro aura…

Cuando fotografié esta serie en el Montseny pensé… pobrecilla, tan cerca de la Costa Brava y aquí está, resistiendo este calor, y sin sentir el suave aliento de Neptuno en sus femeninas curvas… Y del pensamiento al sentimiento, nació Alma de Mar.

 

Nuria Blanco
@nblancoarenas
www.nuriablancoarenas.com
www.portfolionatural.com

Facebook
Google+
Twitter