La luz del paisaje en Franco Fontana
El IVAM una amplia retrospectiva del italiano

|

Franco Fontana nace en Modena en 1933 y a lo largo de los últimos cincuenta años ha desarrollado una amplia trayectoria internacional con numerosas exposiciones y ediciones en todo el mundo. La  actual exposición en el Ivam se presenta como una amplia retrospectiva de su obra, siguiendo criterios históricos y temáticos que permitirán al visitante hacerse un mapa de su trabajo.
 
Parte Franco Fontana de una concepción de la fotografía como un trabajo creativo en el que la relación con la naturaleza o la realidad se ve acompañado de una intensa proyeccción poética. Lo dice en una entrevista de hace unos años: “Pienso que la fotografía no es el estudio de una realidad positiva, sino la búsqueda de una verdad ideal llena de sugestión, misterio y fantasía. Fotografiar es poseer, es un acto de conocimiento y de posesión profunda. La fotografía no debe reproducir lo visible sino que debe hacer visible lo invisible”.

Y es de acuerdo a estos prinicipios que ha desarrollado un amplisimo trabajo que podemos observar en la exposición del IVAM. Desde los estudios de los años 60 y 70, atentos a motivos históricos y arquitectónicos que van desde la ya famosa foto de Praga a las de Módena o Venecia, hasta sus investigaciones sobre el paisaje natural que interpreta desde una nueva mirada y que muy pronto serán reconocidos como trabajos fundamentales de la fotografía de la época. Las series sobre la Basilicata, la Puglñia o el desierto de Erfud pueden ser los momentos más significativos.
 

 
Vendrá después una amplia secuencia de trabajos urbanos, atentos a registrar la huella y traza humana. Calles, sombras, asfaltos que componen una secuencia que tendrá a Los Ángeles, San Francisco, Nueva York, etc. como escenarios que Fontana recorre con atención nueva. Se podría hablar de una luz americana la que ilumina todos estos registros del Fontana de los 80 y 90. En un juego de luces y sombras se animan y discurren personajes y lugares de fuerte impresión cinematográfica.
 

El color jugará un papel fundamental. Desde sus sorprendentes trabajos de polaroid a las secuencias sobre paisajes naturales, a los que tienen el mar como motivo y a los últimos que tienen a Valencia como escenario, Fontana da a su obra una intensidad poética que nos descubre la emoción y magia de toda situación, transformando su trabajo en una búsqueda de lo invisible, de ese momento irrepetible que tiene toda obra de arte.
 
Fuente y más información:  IVAM
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter