PREPARANDO LA MOCHILA

|

            Mañana a disfrutar de la naturaleza, aire puro, tranquilidad y fotos, muchas fotos. Así, con esta alegría nos ponemos a preparar la mochila para pasar una jornada fotográfica de las que nos gustan en la naturaleza, y con la misma alegría nos prepararemos el almuerzo, la comida y la bebida, y ahí viene el dilema ¿Dónde lo llevamos?

img-9791-2

            Tanto si la intención es llevar poco peso y te arreglas con un par de bocatas, algo de fruta y agua, como si piensas en comer cerca del coche y vas a llevarte la tortilla, los filetes empanados o unos emparedados, la cuestión estará en ¿Dónde lo llevamos? ¿Podemos ser más sostenibles en nuestras salidas al campo? Por supuesto que podemos, pero ¿Queremos? ¿Lo vamos a intentar? Vamos allá.

            ¿Qué es lo primero que nos tenemos que plantear? Por supuesto las 3 eRRRes: Reducir, Reutilizar, Reciclar; por tanto, lo primero que nos plantearemos será “REDUCIR”, cuantos menos envases llevemos mejor, lo segundo, llevar algo que podamos “REUTILIZAR” y cuantas más veces mejor, y además, que cuando acabe su vida útil sea “RECICLABLE”.

            Si hablamos de bebidas, sin lugar a dudas, lo mejor es una botella reutilizable; actualmente hay montones de botellas de acero inoxidable que, además de reutilizables, son seguras, con ellas no tendrás problemas de roturas o de que se derrame el agua por la mochila, solo tienes que hacerte con una que tenga un buen tapón de rosca, incluso las hay que son termo y te puedes llevar el agua fresquita para todo el día.  En el caso de no tener una de estas, lo cual te recomiendo, nos vienen las dudas.

¿Qué es menos contaminante? ¿Vidrio? ¿Lata? ¿Plástico? Tanto el vidrio como la lata son 100% Reciclables, por ahí andamos igual, pero el vidrio (estamos hablando de “Vídrio”, no confundir con el cristal, las copas, los vasos, que llevan óxido de plomo, por tanto, no son reciclables). Se puede romper, pueden quedar trozos en el campo y hacer efecto lupa y en sitios muy secos provocar un incendio y ya no digamos daños a la fauna por cortes.  Por tanto, igual deberíamos evitar llevar vidrio a nuestras excursiones. Las latas no suelen ser reutilizables, por tanto, las llevaremos si no hay más remedio o si la bebida que te llevas la tienes que comprar enlatada. Y por último tenemos los plásticos, las botellas de plástico no se recomienda reutilizarlas por ser tóxicas, ya sabes que algunos estudios dicen que “los recipientes de plástico rígido a base de policarbonato, que contienen el aditivo BPA o Bisfenol A, lo pueden liberar sobre el contenido” y con el calor se liberan más rápido, además de que son plásticos más difíciles de reciclar. Así pues, nos quedamos mejor con la primera opción, la de la botella de inox y en caso de necesidad, unas latas ¿Te parece?

Vamos ahora a preparar la comida. ¿Nos llevamos unos bocatas? ¿Cómo los envolvemos? ¿Plástico, papel de aluminio, papel, …? Otra vez las dudas, que difícil es esto de irse a pasar el día fuera ¿No? Jajaja… Bueno, no es tan difícil, solo hay que planteárselo una vez y luego ya va todo rodado.

Envolverlo en una servilleta de papel y un poco de film parecerá una buena idea, pero sin duda no lo es, ya estamos con los plásticos y papel no reutilizable, difícilmente reciclable. Del papel de aluminio ya ni hablamos, eso es top 0,0% reutilizable y aunque es 100% reciclable, los recursos que se necesitan para su fabricación no son favorables ni sostenibles, además en pequeñas cantidades se excluye, lo desechamos desde ahora mismo de nuestras vidas. Entonces me diréis, “¿Cómo narices me llevo el bocata?” Pues es fácil, volvemos a las 3 eRRRes, y nos encontramos con la tela ¿Qué mejor que una bolsita de tela? Se utiliza y a la lavadora, además te las puedes hacer reutilizando camisas o camisetas, pantalones vaqueros, etc. o comprarlas, y también se pueden utilizar para ir a la compra para el granel. Otro recurso son las bolsas reutilizables de silicona con cierre sellable. Otro nuevo recurso son las típicas fiambreras para sándwich, no tienen por qué ser de plástico, las hay de metal, o una bolsa de papel. Si quieres ser un super top, existen envoltorios ecológicos reutilizables a base de cera de abeja.

Si llevamos la típica comida campestre, tendremos que optar por las fiambreras de vidrio, metal o plástico, siempre teniendo cuidado con lo dicho de la rotura del vidrio, no es tan seguro y pesa más, no hay duda de que, la de metal, es la más adecuada.

¿Con qué comemos? En este tema el bocadillo no entra, pero si deberíamos pensar no utilizar bajo ningún concepto platos, vasos y cuberterías de un solo uso, no pasan ninguno de nuestros raseros, a pesar de que se podrían reutilizar si los lavamos, no van a quedar demasiado bien, mejor ni siquiera adquirirlos, que no entren en nuestras casas, podemos llevarnos los cubiertos de casa. Tenemos en el mercado vasos y platos de inoxidable reutilizables que nos van a servir perfectamente. Y ¿Qué me dices de esa maravillosa navaja de toda la vida y de las multiusos? No hay excusa.

Y por supuesto, ni que decir tiene que te lleves lo que te lleves, vuelva todo para casa, incluidos los restos de comida; no vale eso de “la comida es biodegradable”, que mañana voy yo a comer al mismo sitio y no me va a gustar encontrarme tus restos orgánicos, y a la fauna silvestre no le hace ninguna falta nuestra piel del plátano o los restos de nuestras comidas, con grasas y procesadas. Si pudimos subir al monte con el bocata, no nos pesará mucho bajar con lo que sobró ¿No te parece?

Como resumen:

Intentemos Reducir, Reutilizar y Reciclar, en ese orden de importancia. Lo deseable es generar cuantos menos residuos mejor, aunque sean reciclables, ello conlleva procesos que van a necesitar energía, agua … No malgastemos.  No es tan difícil, todo es intentarlo.

Venga, vámonos ya a disfrutar de nuestro día de naturaleza y fotografía!!!!!!!!!!!!!!!!!

Texto: Marta Josa. Para el Equipo AEFONA Sostenibilidad.

Foto: Inés Ruiz. Joven socia de AEFONA.