G. I., un artista con problemas de salud, nos envía una solicitud para que ayudemos a su hijo, un joven apasionado de la fotografía que necesita una cámara para seguir desarrollando su trabajo.

Ambos llevan realizando su labor artística desde hace muchos años en diferentes lugares del mundo y ahora están en nuestro país. Su carta nos refleja su amor al arte, a la fotografía y a la libertad de expresión, en definitiva. También nos cuenta las dificultades personales que están atravesando en estos momentos, por lo que solicitan nuestra ayuda.

Pedimos a los amigos de Solidarios una cámara, a poder ser réflex. Este joven necesita nuestra solidaridad para poder continuar por el camino que su padre le ha enseñado.

Si alguien puede ayudarnos en este caso, que se ponga en contacto con Solidarios.

Gracias.

 


ACTUALIZACIÓN

Solidarios cierra un nuevo caso con esa alegría que da saber que alguien consigue un sueño que parecía no poder alcanzar en ese momento. Agradecemos a todas aquellas personas que han contribuido con lo que han podido con estas iniciativas. A veces es para recaudar por una niña enferma, otras por una fundación para discapacitados o para bancos de alimentos. Especialmente agradecemos a aquellos donantes que reinciden y que tienen un corazón grande y generoso, que alcanza para enviar felicidad a personas que no conocen.

Hace algunas semanas nos escribía el padre de Gonzalo pidiendo una cámara para su hijo enfermo y sin recursos. Hoy reproducimos sus impresiones y podemos agradecer al donante anónimo, J., un fotógrafo que nos da ejemplo con sus acciones. Ha conseguido hacer feliz a una persona que lo necesitaba. Ese es el espíritu de AEFONA Solidarios.

Una Camara para Gonzalo - AEFONA Solidarios - Asociación Español de Fotógrafos de Naturaleza

«Estimada Asun:

He recibido, con alegría, la maquina de fotos Canon.

Realmente, solo puedo decir que me encantó y que me dio más ganas de seguir adelante…

Por medio de este e-mail quiero agradecer a todos aquellos que hicieron posible esta linda donación.

Fue tal mi alegría que, por causa de vosotros, otras personas se contagiaron también y me donaron una bolsa nueva para guardar la máquina y un zoom Canon. Así entiendo ahora mucho más claro qué significa donar y ser solidario: no es solo un regalo, es algo que otra persona necesita y no puede lograr, es una fuerza para mostrar cómo un acto solidario es algo tan positivo que se expande a muchas otras partes o áreas, llega a la persona y también llega a las que supieron de la donación. Gracias, se hará un buen uso de ella».

 

Y este mensaje es para el donante de AEFONA, el Sr. J.:

«Estimado J.:

Muy buena máquina, fue toda una sorpresa para mí.

Cuando la recibí en la clínica, donde estoy ingresado, me la entregaron las enfermeras, estaban todos contentos, abrieron la caja entre todos… parecía un cumpleaños. Unas horas antes había comenzado, solo, mi tratamiento de quimioterapia. Y la máquina me hizo olvidar mi tristeza…

Le agradezco mucho…

Yo tenía un buen hermano, muy culto, que me amaba mucho y murió de cáncer a mi lado. Me entregó su crucifijo y me pidió que lo arrojase bien lejos, en el fondo de algún océano, de un mar bien azul…

Conseguí el mar después de haber buscado en varios mares hasta que una noche, entre las aguas cálidas del norte de Brasil, arrojé la luz lo más lejos posible…

Mi promesa se había cumplido y así quedó grabado en mi memoria.

Cuando leí su carta en mi cuarto, no pude dejar de emocionarme. Quien me enviaba esa carta se llamaba… igual que mi hermano.

Gracias.

Gonzalo Isla»

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter