Isabel Díez comenta su obra «El reino del Silencio»

|

El cielo se cubrió con ligeras nubes altas las noches restantes. Solo se veían las estrellas más intensas y las luces del norte tan solo asomaron tímidamente en alguna ocasión. La Luna creciente nos desveló un paisaje nocturno diferente, luminoso, lleno de sombras y siluetas que agitaban mi imaginación. Las huellas de las liebres desapareciendo entre los árboles se veían mejor que nunca.
Había planeado fotografiar el bosque encantado con el juego de luces que crean las nubes y la niebla al amanecer y al atardecer, sin embargo, la fortuna me llevó a descubrir la magia de su noche. La naturaleza es asombrosa, conocerla y retratarla con mi cámara es un poderoso aliciente en mi vida. Ya estoy pensando en mi próxima historia, quizá el despertar de un hayedo en primavera.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad. *

AEFONA te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza (AEFONA) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en secretaria@aefona.org así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: aefona.org, así como consultar mi política de privacidad.