XXV Congreso AEFONA “Conservación y Creatividad, herramientas para el futuro” (y III)

|

(Comienzo del Domingo día 10 de Diciembre)

 

El domingo, por desgracia, comenzaba con una ponencia que no se pudo llevar a cabo. Iñaki Relanzón, debido a un contratiempo de salud, no pudo asistir al congreso y no pudimos disfrutar de su charla: “20 fotografías/20 historias”.

 

Este desafortunado percance conllevó que la charla sobre composición en Fotografía de Naturaleza de José B. Ruiz se adelantase en el programa. En esta charla José, al margen de mostrar algunos audiovisuales más antiguos en que nos habla de los elementos básicos de composición, presentó algunos nuevos elementos compositivos sobre los que está trabajando últimamente, como Nuevos puntos óptimos de anclaje del sujetos o la teoría de los Edges. Interseantes, como siempre, los consejos sobre composición de José b. Ruiz en esta “masterclass” que resultó, a la vez, muy amena.

 

Como la primera ponencia del día no pudo realizarse, quedaba algo (no mucho) de tiempo libre. Eso propició el inesperado y agradable “regalo” de Jorge Sierra a los asistentes al congreso. Jorge nos presentó un formidable audiovisual con diferentes escenas en espacios naturales diversos. Un verdadero lujo, de verdad.

 

Y cerrando el XXV congreso de AEFONA, nuestro tercer ponente internacional (aunque en este caso suena raro, ya que es un español). Hablo de Rafael Rojas que llegó desde Suiza, donde reside desde hace años. Rafael disertó sobre: “La fotografía de paisaje como medio de expresión”. Hizo, durante su charla, un recorrido por su proceso creativo y como, paulatinamente, sus imágenes se iban llenando de contenido. Ese fue uno de los puntos en los que hizo más énfasis, en la capacidad de las imágenes para transmitir un mensaje. Utilizar los diferentes elementos de la fotografía para evocar sensaciones e ideas. Repasó con nosotros muchas imágenes realizadas en sus viajes a Islandia, en las que a través de “algo así” como metáforas conseguía transmitirnos el paso del tiempo o la idea de la vida y la muerte.

 

Y así, casi sin darnos cuenta, habían transcurrido 2 jornadas y media de charlas y proyecciones diversas. Fuente de inspiración o motivación para todo un año (o más) hasta que nos volvamos a encontrar en el próximo congreso. Espero que aquellos que no pudieron asistir, hayan podido hacerse una ligera idea de cómo fue este XXV congreso celebrado en Calamocha.

Facebook
Google+
Twitter