Tercera crónica congreso Aefona 2019

| , ,

Y llegamos a la tercera jornada que cerró el Congreso.

Abrió la misma Félix Fernández Calvillo, con su ponencia “Viaje del papel al lienzo del siglo XXI”. Para situarnos en su pasión por el dibujo, comentó que es una afición que tiene desde hace muchos años y que después de estar un poco parada, un amigo le propuso hacer los dibujos para una guía de setas. Dio el paso adelante y le gustó el resultado, pero antes de que pudiera tener dudas sobre si seguir adelante o no, le plantearon una nueva colaboración que aceptó.

A partir de ahí, se planteó dar el paso al dibujo digital. Inició el aprendizaje de un software y enseguida tuvo delante un nuevo reto: Conseguir dibujar digitalmente 100 mariposas para ilustrar una nueva guía. Detalló como son “las primeras pinceladas” para pintar una mariposa y como va avanzando utilizando y aprovechando diferentes herramientas del software. 

captura-de-pantalla-2019-12-13-a-las-22-37-01

Señaló, que en estos momentos ya cuenta con más de sesenta mariposas diferentes. Posteriormente, provocó nuestra admiración con un pase de diapositivas con muchas de las especies que ya tiene acabadas.

A continuación, Tony Peral nos presentó su forma de trabajar y mostró algunos de sus trabajos recientes y proyectos en marcha.

Comenzó con un pase fotográfico sobre su evolución en fotografía que mostró cómo trabaja para conseguir sus imágenes.

Describió su método de trabajo, siempre apoyándose en imágenes, bien de especies diferentes o bien sobre sí mismo trabajando en el campo, así como de los escondites que utiliza, a veces realmente precarios, lo que le lleva a realizar grandes esfuerzos físicos para aguantar horas y horas en determinadas situaciones en agujeros mínimos entre las rocas.

El desarrollo de la ponencia estuvo basado en cinco puntos que fue desgranando: 1 Presentación, 2 Método, técnica y equipo, 3 Evolución, resaltando en este punto luz y paciencia, 4 Proyecto terminado, que da lugar a su libro: El Águila de Bonelli, y por último, el apartado 5 de su presentación dedicado a los dos proyectos en curso: Quebrantahuesos y el Halcón de Eleonora.

Cerró los turnos de ponencias y el Congreso 2019, Klaus Nigge, con su proyecto para National Geographic: Nbuni, la gran ave de África.

En una intervención realmente simpática, cercana y llena de humor, Klaus Nigge nos acercó a las costumbres y comportamientos de los avestruces. Comenzó haciendo referencia a las granjas de estos animales en Europa y en África, donde a diferencia de Europa, están abiertas a visitas turísticas.

Después describió su viaje a Sudáfrica en busca de avestruces en estado salvaje. Cerca del Cabo de Buena Esperanza encontró a varios de estos animales, pero allí estaban rodeados de turistas y sus coches. Eran salvajes, pero su situación estaba alejada de lo que entendemos generalmente por vida salvaje.

captura-de-pantalla-2019-12-13-a-las-22-37-08

Cambió de planes y se trasladó a Tanzania, donde podría encontrar avestruces salvajes en el Parque Nacional Serengueti. Explicó como viajó hasta allí, hizo un breve repaso sobre los enormes gastos que debe afrontar un fotógrafo profesional para trabajar en los parques con permisos especiales y diferentes a los de los turistas, destacando fundamentalmente los 1.000 dólares que se pagan con carácter general y los 300 dólares a añadir por cada día en el parque.

Una vez allí y acompañado por dos biólogos de la Universidad de Dar es Salam, se adentraron en la sabana para comenzar la investigación. Comentó que no fue complicado encontrar nidos, pero si lo fue encontrar nidos activos. Una vez encontraron uno activo, empezaron a trabajar en el lugar, pero estos trabajos no tenían continuidad, ya que los animales ponían huevos y los depredadores se los llevaban durante la noche. Aburrido, según sus propias palabras, abandonó el lugar.

Un mes después volvió a otra zona de la sabana donde vio muchos avestruces, encontró un nido que estaba siendo incubado y pudo trabajar ampliamente. Estuvo muy pendiente de captar imágenes de las cópulas de estos animales y de todo el ritual que hay alrededor de este acto. Él mismo, en ese momento de la ponencia,improvisó un teatrillo, perfectamente acompañado por nuestro traductor, Marcos G. Meider, sobre las carreras, danzas y la cópula de los avestruces, que hizo que las risas resonaran fuerte en la sala, así como un cálido aplauso al finalizar la “performance”.

Para finalizar, añadió información de comportamientos de la pareja una vez los huevos están en el nido. La hembra suele ser la que vigila durante el día y el macho siempre está en el nido por la tarde y durante la noche. Las hienas y los chacales acechan siempre para buscar su ración de comida. Es muy difícil sacar adelante un nido.

Se fue de nuevo de la zona para volver dos meses después y ver cómo era el comportamiento con los pollos. Destacó que se juntan varias familias para criar la prole y protegerse, se mueven durante el día por la sabana y los machos, generalmente hay más de uno, son los que eligen el lugar en el que van a pasar la noche para tener controlados los posibles peligros.

Cerró la ponencia con una afirmación clara: Si no cambiamos ciertos comportamientos, habrá un serio peligro de destrucción de África desde el punto de vista natural.

Ha sido un Congreso sensacional, pero llegó la hora de las despedidas. ¡Qué mal, piensa todo el mundo! Entre los grupos de amigos se habla de planes para quedar entre congresos, de poner en marcha otras actividades y si no puede ser así, pues HASTA EL AÑO QUE VIENE, donde este magnífico ambiente de camaradería y fotografía de naturaleza, bullirá de nuevo. 

2 comentarios en “Tercera crónica congreso Aefona 2019”

  1. Un congreso genial. Enhorabuena a todos los que lo han hecho posible y muchas gracias por el trabajo.
    El momento de la «cópula» se guardará para siempre en la memoria de nuestro colectivo ¡Qué grandes!

Los comentarios están cerrados.